Seleccionar página

A ese viejo y destartalado cenicero

A ese viejo y destartalado cenicero,
con sus arrugadas colillas y su polvorienta ceniza,
lo encontré en el trastero casi repleto,
quizás de hermosos sueños rotos o un
sin fín de ideales incompletos.
A él, que cigarro tras cigarro le asfixiaba,
quisiera preguntarle qué le ha dicho?
Qué fue de aquellas largas noches
que pasaron juntos entre humo y capricho?
A él siento ganas de abrazarlo,
quizás porque aún percibo en él su aliento,
o porque tengo la esperanza de volver a verlo.
A él le cuidaré como un recuerdo fiel,
porque él conoció su esencia y su ser,
de diferente modo que yo en nuestro ayer,
o tal vez mejor que yo, que fuí su mujer!

Copyright © 2021 by Guiomar Velandia

Más poemas

Comentarios

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This